Eliminación de manchas y lesiones vasculares con láser fraccionado

Las manchas cutáneas tiene diversas causas: exposición al sol y agentes externos, factores hormonales y genéticos, medicamentos…

El tratamiento de las mismas requiere un diagnostico previo por nuestros dermatólogos, valorando el tipo de piel, el tipo de mancha y la profundidad de la misma, para definir la terapia mas efectiva en su caso.

Básicamente se dispone de 3 tipos de tratamientos: tratamiento con láser, con productos químicos despigmentantes o con terapias de luz selectiva.

Eliminación de marcas de Acné

El láser CO2 fraccionado nos ha proporcionado una magnífica herramienta para el tratamiento de estas lesiones. Ahora es posible, cosa que antes no lo era, mejorar las marcas o cicatrices de acné desde que disponemos de este láser.

Este láser utiliza columnas térmicas que producen un remodelado de la dermis, mediante la producción de nuevo colágeno. Ello mejora la calidad de la piel y reduce y atenúa las marcas de acné.

Se precisa de al menos 4 sesiones separadas por un mes entre cada una, obteniéndose los mejores resultados aproximadamente 2 meses después de la última sesión.

Eliminación de cicatrices

El láser CO2 fraccionado es también una herramienta muy útil para el tratamiento de las cicatrices.

Un porcentaje significativo de la población (entre un 8 y un 15%) presenta alguna cicatriz que se puede percibir como poco estética.

Este láser utiliza columnas térmicas que producen un remodelado de la dermis, mediante la producción de nuevo colágeno. Ello mejora la calidad de la piel y reduce y atenúa las marcas de acné.

Hay distintos tipos de cicatrices que requieren de distintos tipos de tratamiento.

Cuperosis. Lesiones vasculares. Puntos rubí.

Es un procedimiento que nos permite mediante la aplicación de una luz especial filtrada el tratamiento de manchas y lesiones vasculares, con lo que mejoramos el color y apariencia de la piel.

Esta luz es absorbida por la hemoglobina y la melanina, y por tanto tiene la capacidad de tratar lesiones vasculares, manchas solares y las secundarias al envejecimiento dérmico.

Colateralmente estimula la producción de colágeno mejorando la firmeza y el aspecto de la piel. Como el láser fraccionado, la usamos para tratar fundamentalmente lesiones en la cara, escote y dorso de las manos.

Esta técnica habitualmente se tolera bien, no precisando la aplicación de anestesia tópica. El tratamiento dura de 10 a 20 minutos y puede causar un leve enrojecimiento e inflamación posterior que desaparece en un periodo corto de tiempo.

En ocasiones es necesario repetir la sesión para tratar las lesiones más resistentes.