Órbita anoftálmica y prótesis oculares

Cirugía oculoplástica

Entendemos por cavidad anoftálmica aquella cavidad orbitaria resultante de la extracción del globo ocular.

Como consecuencia de ello un paciente con cavidad anoftálmica es portador de dos prótesis, una interna u orbitaria que repone el volumen perdido en la extracción y otra externa o cosmética.

La prótesis interna se implanta en el mismo acto quirúrgico por un oftalmólogo oculoplástico. Es un implante no biológico que se integra en la órbita y proporciona volumen y movilidad.  La prótesis externa es la visible o cosmética. La realiza un protésico ocular u ocularista. Se coloca entre los párpados y es la que da un aspecto similar al otro ojo.

Cuando extraemos el globo ocular, la órbita sufrirá a futuro una serie de cambios anatómicos relacionados con la cirugía y con la existencia de las dos prótesis que portarán los pacientes durante toda su vida.

Las cirugías relacionadas con este tipo de problemas deben ser realizadas por un oftalmólogo oculoplástico con experiencia en este tipo de patología.