Peeling químico

Es una tratamiento en el que se utilizan distintos compuestos químicos (glicólico, mandélico, kogico, salicílico) cada uno de los cuales tiene unas características y efectos diferentes. Los peelings químicos utilizan la ablación y la inflamación reactiva para eliminar las imperfecciones e inducir la regeneración epidérmica y dérmica.

Se pueden clasificar en función de la profundidad a la que pueden actuar. Cuanto más profundos, más efectos, pero tienen un tiempo de recuperación completa más largo.

Se utilizan para exfoliar, rejuvenecer, dar tersura y luminosidad a la piel, eliminar manchas e impurezas, reducir marcas de acné y/o cicatrices.

Nuestro dermatólogo estudiará su piel para indicar cual de ellos es el más adecuado para su tratamiento.

Peeling superficial

Exfolian la epidermis y si se aplican varias sesiones estimulan la formación de neocolágeno en la dermis superficial (el sustrato fundamental para mantener la piel tersa y sin arrugas).

Mejoran la calidad de la piel, las alteraciones del color, fotoenvejecimiento (manchas marrones), disminuyen y alisan los poros, permiten una mejoría de las arrugas estáticas finas-moderadas, aportan luminosidad y sensación de cara limpia.

Se pueden realizar 4 – 6 sesiones separadas en 2 – 4 semanas. Después se puede realizar alguna sesión de mantenimiento.

Pueden provocar descamación leve desde 2 o 3 días después del peeling con una duración de 1 a 3 días. Algunos peelings como los de glicólico no tienen descamación posterior. La recuperación completa se consigue en una semana o incluso antes.

Puede reintroducir su crema habitual en una semana, incluso cremas con retinoico. El uso de cremas con retinoico (como RetincareÒ, laboratorios Cantabria, IFC, España) está recomendado previa aplicación del peeling unos dos meses antes para conseguir el máximo efecto y una recuperación posterior más rápida.

Siempre es recomendable una visita al dermatólogo previa a la aplicación del peeling para planificar el cuidado de la piel, valorar nuestro fototipo y conocer nuestros antecedentes personales de interés. De esta manera se puede decidir qué tipo de producto es el más adecuado para nuestro tipo de cutis y así conseguir el máximo rendimiento.

Peeling medio

Elimina completamente la capa superficial de la piel. Está indicado en pieles fotoenvejecidas, en discromías, e incluso en queratosis actínicas (lesiones que pueden preceder un cáncer de piel no melanoma), cicatrices…ect.  El pelado de la piel es mayor que con los peeling superficiales pero se tolera muy bien, se puede usar maquillaje encima. El tiempo hasta la recuperación completa se sitúa en unas dos semanas. Normalmente los más usados son los que contienen tricloroacético. En nuestra clínica usamos el peeling ZoÒ muy seguro y con unos resultados excelentes, siempre aplicado por dermatólogos.

Los peelings en general son bien tolerados y con las precauciones necesarias el riesgo de complicaciones se minimiza. Cuanto más profundo es el peeling, mayor será el riesgo de presentar efectos adversos.

Es frecuente tener sensación de quemazón o picor en el momento de aplicación del peeling y unas horas después. Otro riesgo es la hiperpigmentación que suele ser transitoria; tienen más riesgo las personas de piel morena-oscura y con peelings más profundos.